Ya Todo Desacredita al Fenómeno OVNI…: E pur si Muove! (19/).

Publicado en por Ciencia-ficción Sospechosa

Ícono ExopolíticaYa Todo Desacredita al Fenómeno OVNI…: E pur si Muove! (19/).

Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri.

“Identificados”, Revista de Exopolítica.

http://identificados.over-blog.com/

La Tierra, 1 (φN, λW); 20 jun 11.

 

A las 09:36 h, se vuelve a abrir la toma con filtro aplicados, y lo que se puede ver se hace de fantasía:

 

071125T-052-2 La Telaraña El Reino de los Cielos SELECCION

El romboide en la esquina inferior derecha se hace más tenue, pero se aprecia uno más sobre la copa de los árboles; luego justo en la esquina inferior izquierda, un halo circular (quizá, en este caso, un reflejo en el ventanal de la Estación).  Pero hacia la esquina superior izquierda, en la descubierta del cielo, lo indescriptible.

 

 

Y por si no fuera suficiente, dos minutos después, a las 09:38 h, de pronto se aparece algo más al filo de la losa de la Estación de Monitoreo, justo en la esquina superior derecha.

 

071125T-054-2.jpg

Observado con detenimiento, puede verse un tenue rayo de luz color lila entre el romboide en el cielo, y el romboide enfrente de la cámara de la Estación, pasando alineado por el romboide más abajo en el cielo; en lo que de pronto aparece una barra blanca semitransparente justo al filo de la losa de la Estación (lo que hace sospechar que pudiera ser un reflejo en el ventanal, de una estrucutra interna).

 

 

A las 09:45 h, una hora después de estar ocurriendo todo el fenómeno, una rala nube se ubica aproximadamente sobre el cráter del volcán, lo cual agrega un elemento más: varias pequeñas esferas negras, no fácilmente visibles de manera natural, parecen querer encubrirse en ella; por tal razón, repetimos la imagen aplicándole una modificación de contraste.

 

071125T-058-2-Esferas-Negras-entre-Neblina-SELECCIONADA.jpg

En la rala nube en el centro superior de la imagen, se aparecen varias pequeñas esferas negras un tanto difícil de observar en esta imagen al natural.

 


Puede verse en ella, en el orden de importancia por lo que destacan los detalles observados:

 

1      Un romboide lila hacia la parte superior izquierda.

2      Otros romboides difusos más hacia abajo.

3      Un haz de luz lila atravezando o uniendo todos los romboides.

4      Dos romboide más, o uno con “fantasma”, en la esquina inferior derecha, al parecer, próximo a la Estación.

5      Muchas pequeñas partículas hacia la esquina superior izquierda, en una especie de red a manera de “telaraña”, que parecen distribuirse espaciadamente de manera proporcional en la diagonal a la esquina inferior derecha.

6      Una estructura blanca semitransparente, a manera de una viga, al filo de la losa de la Estación de Monitoreo.

7      Un resplandor en el cráter.

8      Una nube rala, con seis concentraciones o nódulos de vapor, de fondo a la presencia de varias esferas negras, próximas a cada nódulo.

9      Una estructura de círculos circunscritos blancos semitransparentes, en la esquina inferior izquierda.

10   Especie de pequeñas esferas blancas sobre la copa de los árboles.

11   Quizá una forma caprichosa de una nube densa hacia la parte central.

 

Para completar el conjunto de elementos en una sola imagen, sólo haría falta la presencia: 1) de un rayo de luz del Sol emergiendo del centro de la “telaraña”; 2) de un objeto cuadrangular que aparece en la esquina inferior derecha; 3) un gran rombo verde, semitransparente, que suple al romboide lila en la parte inferior; 4) y una especie de barra azul traslapándose con el rombo.  En total, enumeramos unos 15 elementos extraños en el fenómeno, y de alguna manera, hasta 10 elementos pudieran explicarse más o menos evidentemente como efectos ópticos; sin embargo, cinco más no parecen responder a esa lógica.

 

En orden de lo evidente como efecto óptico en cada uno de esos 10 elementos, se tiene:

 

1           El rayo de luz del Sol.

2           La estrucutra circular circunscrita como reflejo de algo interno en el ventanal de la Estación.

3           La estructura a manera de una viga blanca semiransparente al filo de la losa, como un relfejo de un marco interno en el ventanal.

4           El resplandor en el cráter como parte de la actividad volcánica de lava activa en ese entonces, vista mediante filtros en la cámara.

5           Las esferas negras en los nódulos de la nube, como sombras producida en las partes más densas de la misma.

6           La estructura de “telaraña” con aparentes esferas y tubos, como efecto de refracción de la luz solar en finas rayaduras o micropicaduras en la lente de la cámara.

7           Las pequeñas esferas blancas sobre la copa de los árboles, como parte del “efecto de telaraña”, proporcionalmente más alejadas, y por lo tanto como el mismo efecto de refracción.

8           Un efecto de pareidolia en la nube central.

9           El reflejo en el ventanal de algo cuadrangular en el interior de la Estación.

10     El rombo verde y la barra azul, como efectos ópticos de difracción en las lentes de la cámara.

 

Apoya a mucha de esa explicación, el que: 1) todos esos efectos tienen un movimiento que se comporta al ritmo del movimiento aparente del paso del Sol; y, 2) son efectos que normalmente se presentan en tomas a contraluz.

 

No obstante, hay cinco elementos, que podemos reducir a dos, que se resisten a esas explicaciones:

 

1         Los romboides lilas.

2         El haz de luz lila que atravieza los romboides (excepto uno, ubicado sobre la copa de los árboles).

 

Aparentemente, en principio, pudiéramos clasificarlos como efectos de difracción por la toma a contraluz, pero esa explicación se niega por el hecho de que: 1) variando el ángulo de la cámara, los objetos persisten; y, 2) los objetos persisten aún en la variación de la incidencia de la luz solar como consecuencia del movimiento aparente del Sol.

 

No son tampoco producto de reflejos virtuales en el ventanal de la Estación, lo cal se niega por el hecho de que: 1) la cámara hace acercamientos y variaciones pronunicadas de ángulo, suficientes como para desaparecer el efecto; y, 2) esos acercamientos y variaciones de ángulo, son como consecuencia de que se está buscando algo que está “ahí afuera”.

 

No son tampoco, evidentemente, efectos de refracción, pues ni correspondería a ello, ni como tal efecto varía, ya cambiando el ángulo de la cámara, o al paso del movimiento aparente del Sol.  No puede ser, tampoco, efecto producto de filtros, pues con ellos y sin ellos los objetos están presentes; ni pareidolia en nubes, pues ello no explica el haz de luz lila.

 


Etiquetado en Ovnilogía

Para estar informado de los últimos artículos, suscríbase:

Comentar este post