Ya Todo Desacredita al Fenómeno OVNI…: E pur si Muove! (11/).

Publicado en por Ciencia-ficción Sospechosa

Platillo VoladorYa Todo Desacredita al Fenómeno OVNI…: E pur si Muove! (11/).

Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri.

“Identificados”, Revista de Exopolítica.

http://identidadexopolitica.blogspot.com/

La Tierra, 1 (φN, λW);  09 may 11.

 

Conclusión.

 

La experiencia de la observación de Meztitla de octubre de 2005, tenía que dejarnos una conclusión muy drástica: el fenómeno no sólo tiene una existencia real, cosa que ya entendíamos desde los años cincuenta, sino que nos estaban “monitoreando”, y justo desde aquellos años, y ahora lo entendíamos muy claramente.

 

Pero, más allá de ello, había algo más: el objeto no se mantuvo en el mismo lugar durante tres horas y detrás suyo el firmamento se desplazó hacia el Este; sino que el objeto se movió de su posición original, a una nueva posición más hacia el Oeste (en dirección aproximada hacia el Cenit).


 Representación de las Posiciones y Movimientos
El objeto no se mantuvo en el mismo lugar durante tres horas y detrás suyo el firmamento se desplazó hacia el Este; sino que el objeto se movió de su posición original, a una nueva posición más hacia el Oeste (en dirección aproximada hacia el Cenit).


En su posición original a la 01:00 h, respecto del firmamento, se encontraba próximo a M31, situación fortuita, pues en realidad ello correspondía a la visual del telescopio casualmente dada; por lo tanto, su desplazamiento debía ser, con mucha probabilidad, un agregado a la comunicación, y justo a las 04:00 h, se reubicó en dirección de las Pleyades en la intercepción su camino.  ¿Podía ser esa una posición casual, o con ello nos trató de “decir algo”?

 

Este aspecto ha estado sin respuesta desde entonces, y es hoy en día sólo un antecedente a tener en cuenta como asociación.  A lo más, ello nos remite al caso, muy cuestionable, de “los pleyadianos” de Edward Meyer.

 

Así terminó 2005, pero el estudio sistemático del fenómeno ya no lo pudimos eludir, y, aprovechando la cercanía del año nuevo 2006, nos preparamos para iniciar la sistematización desde ahí, haciendo un registro de reportes OVNI obtenidos de la fuente del Sitio en Internet de Jaime Maussan, tocando la fortuna de que, justo por esas fechas, en el Grupo de los Vigilantes, se hacían algunos cambios en su representación, nombrándose a Pedro Ávila Rubio, quien con gran dedicación desarrolló una labor muy sistemática afín exactamente a lo que nosotros a su vez, nos proponíamos.

 

El año 2006 se caracteriza así, por una intensa labor de acopio de datos y de paciente y minucioso registro ordenado de las características sobresalientes y constantes de cada reporte.  Un hecho más se sumó al afortunado momento: desechamos los casos en el mundo, y nos concentramos exclusivamente en los reportes dados en México, e incluso, básicamente, de la Ciudad de México, pues ese año estaba siendo uno de los más prolíficos en avistamientos, coincidentes con una buena experiencia ya ganada por dicho grupo para la detección de dichos objetos, que empezaron a dejar de ser el clásico “platillo volador”, para empezar a ser ya de múltiples formas, como lo mostraremos en las gráficas resultado de esos reportes.

 

Paralelamente al registro del fenómeno buscando elementos de medición y experimento, por la naturaleza misma de los reportes, comenzamos a considerar la naturaleza del testimonio en la escala de la disposición del instrumental de registro: de palabra, con imagen, con video o mediante WebCam; pero, a su vez, considerando el aspecto subjetivo de la calidad del testigo: desde el campesino, hasta el astronauta, o desde el niño hasta el científico.  Y con ello, empezamos a elaborar lo que llamamos una, “Matriz de la Evidencia Empírica Objetiva”, instrumento que finalmente nos condujo a la conclusión de que por la vía de tal evidencia empírica, jamás podría ser demostrada la existencia del fenómeno; y que, por lo tanto, ello requería del procedimiento hipotético deductivo.

 

Pero, justo en ese punto de concluir que la evidencia empírica era insuficiente, hacia noviembre de 2007, fuimos testigos terriblemente inexpertos en el manejo del instrumental, y peor aún en el entrenamiento de la observación, escapándosenos una observación espectacular.  Es de ello de lo que hablaremos en un siguiente artículo.

 


Etiquetado en Ovnilogía

Para estar informado de los últimos artículos, suscríbase:

Comentar este post