Pláticas Sobre Exopolítica

Publicado en por Ciencia-ficción Sospechosa

 

Pláticas Sobre Exopolítica

Dr. Luis Ignacio Hernández Iriberri.

México, 10 nov 09.

 

Recientemente hemos sido invitados a dos foros para exponer sobre el tema de Exopolitica.  Luego de la propuesta en calidad de estudio de las metarelaciones internacionales, en el plan de estudios para el posgrado en Relaciones Internacionales de la Universidad Internacional “José Vasconcelos” de la Ciudad de Cuernavaca, Mor; estas pláticas han sido no sólo las primeras impartidas sobre el tema, sino que las mismas lo han sido en una actividad de extensión universitaria.

 

Con ello, la Universidad Internacional “José Vasconcelos” ha iniciado sus actividades promociónales para dicho posgrado, el cual, con esta temática, pone a esta Universidad; como incluso a nuestro país; a la vanguardia tanto en el estudio de las Relaciones Internacionales, como, en la rama de las metarelaciones internacionales, en el estudio de las bases para un posible caso futuro complejo, como sólo lo puede ser el de nuestras relaciones posibles, ya no entre civilizaciones humanas, sino con otra posible civilización no-humana.

 

La Exopolítica, por la morfología de la palabra, como “estudio de la política hacia fuera”; lo cual supone el postulado de la posibilidad de vida inteligente en otros astros; trata pues, un tema delicado, en tanto –como lo hemos dicho en estas pláticas–, la Exopolítica no sólo tiene un movimiento asintótico con respecto a la “ufología” (por sus siglas en inglés), u “ovnilogía” (por sus siglas en español), sino que incluso ambas disciplinas de conocimientos se cruzan; lo cual hace necesario una precisión muy rigurosa en los propósitos de la Exopolítica, de modo que no se pretenda confundir como la “ciencia de los ovnis” (independientemente de la evidencia empírica objetiva dada en este campo, misma que por razones de comercio puede confundirse con la clásica charlatanería).

 

Con esa preocupación central explícita, expusimos los antecedentes de la Exopolítica en el desarrollo de la Exobiología, y como una extensión lógica y natural de ésta luego de que, finalmente, la Agencia Nacional de Aeronáutica y del Espacio (NASA), fundara en 1997 el Instituto de Astrobiología (las posibilidades de vida en otros astros, otra manera de decir Exobiología).

 

Así, en el año 2000 Alfred Labremont introduce el término y abre esta disciplina de conocimientos, pero inmersa en una doctrina mística esotérica, en la que no sólo da por hecho la existencia de seres extraterrestres (científicamente algo indemostrado), sino los deifica en calidad de “seres de luz”.

 

Tres años después, Michael E. Sella, profesor de la Universidad de Washington, intenta darle un enfoque académico fundando el “Instituto de Exopolítica”; no obstante incurriendo en deslices semejantes a los de Labremont.

 

Otros tres años después (2006) lo retomamos nosotros en nuestros estudios reservados, y formalizadamente como parte de los estudios de las Relaciones Internacionales de la Universidad Internacional “José Vasconcelos”, recientemente este año (2009); hasta donde sabemos, la primera institución académica en el mundo, donde se aborda científicamente, en el modelo mismo de la ciencia de la modernidad, esta temática.  El compromiso, pues, es muy grande y debe observarse la mayor seriedad y el mayor rigor científico.

 

Así, en principio –hemos dicho en estas pláticas, como expuesto en otros artículos de esta página–, los estudios de las metarelaciones internacionales dados en la Exopolítica, deben tener como fin esencial la reflexión; como bien se comentaba en las varias intervenciones en estas pláticas; “endopolíticas”, o “intrapolíticas”; esto es, de nuestras relaciones mismas como seres humanos, que en una conciencia de nuestra propia naturaleza, debe aspirar a las relaciones fraternas entre todas las etnias, entre todas las culturas, y entre todas las naciones de la Tierra, planteándose un propósito como especie.  O de otra manera, un contacto con otra civilización no-humana (que arribando implicaría el disponer de tecnología superior), bien podría acabar devastando nuestra especie, de lo cual es sólo un ejemplo vago el arribo de los españoles a este continente.

 

 Hasta aquí, todo esto ha sido dicho en la teleología del humanismo; es decir, en la teoría moral del humanismo dirigido a un fin: la conciencia de sí.

 

En próximo artículo nos referiremos a la deontología del humanismo; o bien, a la teoría moral del humanismo que va más allá de la conciencia de sí como una especie humana única y en paz; para poder exponer su propósito como esa especie única, sin fracturas, sin mezquindades, sin desigualdad, ni explotación ni guerra.  Entonces, y sólo entonces, una posible futura relación con otra civilización no-humana, es que nos sería profundamente provechosa y segura ante la posible eticidad del otro.

 


Para estar informado de los últimos artículos, suscríbase:

Comentar este post