Nº48 "Identificados"; El Diablo de la Siega, 1678.

Publicado en por Ciencia-ficción Sospechosa

Editorial

 Agrograma-El-Diablo-de-la-Siega--1678.jpg

El Diablo de la Siega, 1678.  Evidentemente, los agrogramas no son asunto reciente, y ello es suficiente para la afirmación extraterrestre; pero si como "gramas" son "mensajes", un intercambio de comunicación de otra civilización no-humana, entonces, a pesar de los siglos, con toda su evolución y estudio de nuestra cultura que pudiera haber implicado, no han entendido lo que es el ser humano; pero, luego entonces, cabe considerar que lo que aparece como "gramas" de una incomprensión de la esencia de lo humano, sea producto de alta tecnología en manos de grupos de poder entre los propios seres humanos.  Luego entonces, el problema exopolítico es mayor y más complejo de lo imaginado.

[Fuente: “Identificados”, Revista de Exopolítica; http://identificados.over-blog.com/]

 

*

 

Finalmente, lo que queda al descubierto con los agrogramas de símbolos religiosos, es que, en el caso de los agrogramas, opera un tecnología "muy humana", y no precisamente la de la "tabla con mecates" de los "Circle Makers"..., o algo parecidoagrograma_versioncasera.jpg sino ciertamente una muy alta tecnología ya sea explorada en secreto por lo menos desde la II Guerra Mundial, pero es muy factible que en realidad ello venga desde los estudios de Nicola Tesla; pero bien puede ser, pues hay elementos para considerarlo, producto de ingeniería inversa de verdaderas naves extraterrestres accidentadas, e incluso el que, independientemente de que pudieran ser simultáneamente todos eses factores integrándose, esa tecnología haya sido trasmitida por algún secreto acuerdo, que parece deducirse de la asociación del conjunto de elementos estudiados por múltiples investigadores en el tema.

 

Se hizo evidente que, de ser esos agrogramas producto de "mensajes extraterrestres", estos seres de otra civilización: 1) o desconocen el fondo del problema religioso entre los humanos; o 2) conociéndolo, porque incluso ello necesariamente trasciende al mismo ser humano, nos enfrenta a un problema esencial de redefinición del ser humano mismo, pues la teoría del humanismo elaborada en muchos siglos y en la que en el centro está el ser humano y no Dios, estaría equivocada; pero, 3) aún identificando al ser humano con Dios, evidentemente la vía religiosa no sería su solución, sino por lo contrario, lo que ha sido a lo largo de la historia: su negación.

 

En ese sentido, el problema de la exopolítica no se reduce, así, al encuentro entre la civilización humana (con todas sus fracturas), y una civilización diferente no sólo tecnológicamente más desarrollada, sino más evolucionada en la valoración de sus relaciones con otros seres del Universo; sino que se hace aún más altamente compleja, al plantearse la posibilidad de que, de tiempo atrás, más de una civilización extraterrestre esté interactuando con la civilización humana, dándose en ellas, valoraciones distintas de relación, por las cuales, una de ellas, negocia con los grupos de poder de la Tierra, en tanto que otra, u otras, intentan una relación distinta con la especie humana; por lo demás, hipótesis que explica la gran cantidad de variables contradictorias históricamente dadas; y en ello aparece una hipótesis ovnilógica más: la de la humanidad (más que el planeta mismo), "manzana de la discordia".

 

*

 

Ícono ExopolíticaVida Inteligente en el Universo.

  El Caso de los Agrogramas (6/6).


 

 

Platillo VoladorOvnilogía.

  Experiencias Personales 2008-2011: La Exopolítica (3/).

 

Así Empezó Todo Espacionáutica.

  Ala Volante, 1946

.

 


Etiquetado en Editoriales

Para estar informado de los últimos artículos, suscríbase:

Comentar este post