Ya Todo Desacredita al Fenómeno OVNI: ...E pur si Muove! (7/)

Publicado en por Ciencia-ficción Sospechosa

Platillo Volador Ya Todo Desacredita al Fenómeno OVNI: ...E pur si muove! (7/): El Agrograma de Wodborought, 2003

Dr. Luis Ignacio ernández Iriberri.

"Identificados", Revista de Exopolítica.

http://identificados.over-blog.com/

La Tierra, 1 (N, W); 25 abr 11.

 

Velocidad y Dimensiones

                    Queda aun precisar algo de trascendental importancia: a saber, la distancia a que supuestamente viene dicho objeto y con ello su velocidad, y el tamaño o diámetro.


 Agrograma-Woodborougth--Factor-Cosmico.jpg

Factor Cósmico en el Agrograma de Woodborought, de 2003.


                            Estando necesariamente el eje que enlaza las órbitas a escala, por su equivalencia como fracción del radio de la órbita terrestre puede determinarse la distancia a que supuestamente se localizará el Asteroide al 10 de septiembre; esto es, a: 61’586,666 km, lo cual representa poco menos de la mitad de la distancia de la Tierra al Sol, o considerada a partir de la Tierra al exterior del Sistema Solar, estaría a unas 160 veces la distancia de la Tierra a la Luna que es  unos seis séptimos alejado ya de su fuente de origen, el Anillo de Asteroides; o la referencia que quizás de mejor idea, es que estaría a un poco menos de la distancia promedio entre Marte y la Tierra (este hecho nos ha llevado a pensar en que quizás lo que hasta aquí hemos denominado “Asteroide”, no sea en realidad sino el mismo planeta Marte, que para el 27 de agosto estará justo a la distancia de 57 millones de km en su máximo acercamiento a la Tierra; pero nos enfrenta al problema de que: entonces qué quiere decir todo lo demás: ¿acaso un contacto este próximo 10 de septiembre ante la simultaneidad de estar presentes tanto Marte como el Asteroide y por tanto frente a la eventualidad del 12 de diciembre?)

 

                         Si 61’586,666 km es la distancia a recorrer en el lapso de 88.39 días, la velocidad del objeto para el 10 de septiembre será de 29,031 km/h, o sean, 8 km/seg.

 

                         Ahora queda –en el supuesto de que se quiera establecer seriamente la hipótesis o su misma negación–, que algún astrónomo con el equipo suficiente pueda observar físicamente el objeto, y de haberlo, corroborar así la posibilidad del hecho, determinar con precisión la posible trayectoria y el valor de su diámetro, con lo cual finalmente se podrán evaluar los estragos y naturaleza de la posible catástrofe.

 

 

Conclusiones

 

                         A pesar de tenerse una interpretación justa (en los términos del análisis geométrico-geográfico del agrograma) y una corroboración plena de ese evento al parecer comunicado por varios canales; los cuales por su carácter absolutamente subjetivo y especulativo no se hacen dignos de certidumbre; sino sólo dignos de la fe, de la creencia o no; esa corroboración tendría plena validez de certidumbre científica; y no obstante, hay un dejo de desencanto, pues en una “ingeniería regresiva”, pudiera decirse que “fui yo” el que ingenió el agrograma en cuestión y ahora “lo develo” conociendo el sentido inverso del razonamiento (y no hay manera ni de demostrar que no, ni de demostrar que sí), y pareciera que hubiésemos entrado en un “callejón sin salida”, en que lo único que quedaría demostrado, es que tal agrograma fue producto de la ciencia y técnica humana.

 

                    Mas hemos dicho antes que el agrograma proporciona dos posibles eventos secuenciales: 1) ese “algo” evidente a suceder en la fecha 10 de septiembre que haga de esta hasta aquí, conjetura, una hipótesis científicamente fundada, de verificarse esta primera predicción de la ocurrencia de un “algo” significativo asociado a los elementos del agrograma; y 2) que de cumplirse lo anterior, tendríamos ya certidumbre hipotética de los sucesos previstos al 12 de diciembre (lo mismo que de no haber nada especial en esa fecha especial antes dicha, lo único que quedará, será esperar incrédulos el día de diciembre predicho, dependiendo exclusivamente de lo especulativo).

 

                            Así, bajo tales consideraciones, el Agrograma de Woodborough del 24 de julio, de ser obra humana –con todo y su aparente sello de identidad con el rostro de un humanoide en el centro del círculo que representa la Tierra–, tendría por objetivo evidenciar la falsedad de todo cuanto ha sido dicho (mediante “revelaciones”, “profesías”, “mensajes”, o “visiones”), pero usando pretendidamente un recurso “extraterrestre” con elementos científicos, lo que de paso, tendría por fin ridiculizar el trabajo ovnilógico.

 

                         Pero de la misma manera, en proporción inversa, si el Agrograma de Woodborough es obra de otra civilización que nos está previniendo, el resultado a obtener, sería la primera hipótesis científicamente fundada no sólo de la existencia de dicha civilización, sino de que incluso estamos en comunicación con ella.  Lo que está en juego es pues, de particular importancia.

 

                         En todo caso, de no haber nada cierto en todo lo dicho, ha sido este un modelo de ciencia-ficción para reflexionar seriamente en la posibilidad y el caso de una emergencia internacional con la necesidad del salvamento de millones de personas y la organización social mundial para enfrentar las notables repercusiones en el ambiente natural y por lo mismo en las relaciones económico-sociales y políticas para la vida de la especie humana.

 

                              Lejos de pensar que el análisis del Agrograma de Woodborough ha quedado agotado y menos aun correcta y adecuadamente medido y calculado, dejo aquí al especialista en astronomía las correcciones del caso, no habiendo hecho más nada de mi parte, que facilitar una idea de interpretación posible de tal figura.

 



Etiquetado en Ovnilogía

Para estar informado de los últimos artículos, suscríbase:

Comentar este post